Los juguetes para perros

El juego es una actividad esencial a lo largo de toda la vida del perro. Cuando son cachorros adquieren los comportamientos básicos mediante los juegos continuos con su madre y sus hermanos. A través de las actividades lúdicas, por ejemplo, aprenden a controlar la intensidad de la mordida, a coordinar los movimientos y a conocer las posturas de dominancia y sumisión. De adultos, les permiten satisfacer sus necesidades instintivas y liberar el exceso de energía. Los juguetes para perros, en definitiva, son fundamentales para que nuestros peludos integren buenas pautas de conducta y sean felices. ¡Veámoslo!

Cuando los cachorros están con su madre y sus hermanos, dedican buena parte del tiempo a jugar. Los beneficios de estos juegos son múltiples, tanto a nivel fisiológico como psicológico, pues con ellos se crean las bases para una socialización sana y una conducta equilibrada en la edad adulta. Una vez en casa, el cachorro necesitará seguir jugando todos los días, tener a su disposición una variedad de juguetes estimulantes y contar con sesiones de juego frecuentes con su familia. De este modo encauzaremos sus instintos y fortaleceremos los vínculos con él.

Pero ¿cuáles son los mejores juguetes para los perros? Pues depende del perro y de la edad. Durante la etapa de cachorro, habrá que elegir juguetes que favorezcan el proceso fisiológico de la dentición. Se trata de juguetes especialmente pensados para perros de pocos meses y elaborados con materiales blandos pero resistentes, nunca plástico, que se puedan morder y sacudir sin riesgo a que se desprendan piezas. Cuando el perro haya desarrollado su dentición definitiva (alrededor de los 7 meses) podremos cambiar a los juguetes para perros adultos, que elegiremos en función del tamaño del perro, la fuerza de sus mandíbulas y el tipo de juego que le guste más, como pelotas, frisbee o disco volador, mordedores, juguetes de tiro, cuerdas, juguetes de estimulación, etc. Lo importante, eso sí, es que sean objetos no tóxicos ni abrasivos, muy difíciles de romper y que hayan pasado estrictos controles de calidad, pues no son pocos los perros que acaban en el quirófano por culpa de juguetes que no cumplían con las normas de seguridad básicas.  

Múltiples ventajas

Los juegos permiten al perro conectar con los instintos naturales de cuando vivía en el medio salvaje.  Así, por ejemplo, cuando un perro agita fuertemente un objeto, como una cuerda o un mordedor, está siguiendo su instinto de someter a su presa para comer y sobrevivir, y cuando persigue una pelota está recordando su instinto natural de caza. Mediante el juego, el perro segrega serotonina y se siente satisfecho y feliz. Sin embargo, no hay duda de que los momentos que pasamos jugando con nuestro fiel amigo resultan muy gratificantes y divertidos también para nosotros. El juego compartido favorece la interacción entre humanos y mascotas y establece una comunicación especial, basada en la complicidad y el afecto. Pero es que, además, los momentos de juego tienen una función muy importante: nos sirven para educar a nuestro perro. Cuando se excita demasiado, por ejemplo, es el momento de parar y enseñarle a nuestro peludo que las reglas del juego y los límites los marcamos nosotros, mostrándole cuál es su lugar dentro del núcleo familiar y forzándolo a que mantenga el control de sus impulsos mediante un juego sano.

 

Entretener al perro

Un buen juguete también sirve para combatir el aburrimiento y la ansiedad del perro cuando se queda solo en casa, evitando así que busque otros objetos para morder, como muebles o ropa, con la consiguiente desagradable sorpresa al llegar a casa... Los juguetes que se pueden rellenar con premios o comida, como los clásicos Kong y los juegos de estimulación, son pasatiempos ideales, pues captan su atención desde el primer momento y suponen un desafío muy de su agrado, pues no hay que olvidar que el perro es un comedor oportunista que no desaprovecha la ocasión para conseguir comida.

En las tiendas de The Animal King contamos con una gran variedad de juguetes de distintas formas, colores, tamaños y materiales, como látex, caucho natural, goma dura de alta resistencia, vinilo, tela o yute, todos ellos 100% seguros. Podrás encontrar desde suaves y bonitos peluches a prueba de perros, con sonidos incorporados, hasta juguetes interactivos complejos para desarrollar las capacidades cognitivas de los peludos.  

Destacados

  • Los perros necesitan jugar a lo largo de toda su vida para poder sentirse equilibrados y felices.

  • Las sesiones de juego sirven para educar a nuestro perro y enseñarle disciplina y respeto.

  • Los juguetes son ideales para prevenir el estrés por separación, ya que mantienen a los perros entretenidos y los ayudan a liberar energía.

  • Un juguete de mala calidad es una mala inversión: nuestro amigo perruno podría terminar en el veterinario o quirófano a causa de una intoxicación o una obstrucción intestinal.