La exquisitez y nobleza del Chow Chow

El Chow Chow combina la nobleza de un león, el atractivo de un oso de peluche, la gracia y la independencia de un gato y la lealtad y la devoción de un perro. Es una raza que estuvo en las perreras Imperiales Chinas, y que se llegó a Inglaterra en 1760 más como un animal de zoológico que como una mascota.

Es un perro independiente, digno, distante, reservado y un poco terco, pero con una buena educación se convertirá en tu compañero más fiel, pues también es ciegamente leal a su dueño. Son protectores, limpios y educados, y tienen una gran inteligencia.

Esta raza de pelaje denso, ojos rasgados y cráneo ancho y aplanado, es una de las más simpáticas que podemos encontrar hoy en día. Sus orejas pequeñas y un poco redondeadas, su porte compacto y la cola alta que lo caracteriza, quedan enmarcadas en un aspecto divertido por su encrespado y plumoso pelaje.

Los Chow Chow suelen ser perros grandes e impresionantes (miden entre 45 y 58 cm. y pesan entre 20 y 32 Kg). Estos perros de ojos hundidos y cabeza grande, pueden aparentar tener mal carácter. Sin embargo, un Chow bien educado jamás será agresivo. Lo podemos encontrar en tonos negros, rojos, azules, cervatos, cremas o blancos, y normalmente la parte inferior del rabo y la posterior de los muslos tienen una tonalidad más clara que el resto del cuerpo.

Por otro lado, este perro no es un gran aficionado a los mimos aunque va a ser un tranquilo compañero, atento a su persona favorita (por su lealtad se extiende a otros miembros de la familia). Tenemos que priorizar pero la educación, con un buen adiestramiento y una correcta socialización evitaremos que desconfíe ante los extraños y pueda mostrar una actitud territorial que pueda terminar en agresión, debido a su naturaleza dirigida a la protección. El dueño del Chow Chow debe ser consciente de la necesidad de un adiestramiento firme, paciente y continuado.

La raza destaca por sus patas traseras casi rectas, que le dan un paso torpe y poco natural. Además, no es rápido, así que no es la mejor opción para un corredor, pero tiene una excelente resistencia y puede ser un gran compañero para largos paseos!

 

Principales Cuidados

Podemos encontrar el Chow Chow con dos tipos de pelaje, uno con el pelo duro y otro con el pelo más corto. El primero presenta un manto denso que se enreda con facilidad, por eso se recomienda un cepillado superficial diario y uno en profundidad una vez por semana. Cuando está mudando el pelo tenemos que ser más constantes con su cuidado. El segundo tipo de pelaje es erizado y necesita de menos dedicación.

Es un perro que necesita ejercicio, pero no está preparado para correr. Disfruta con largos paseos y con la compañía de su dueño. En su interior aún queda un poco de su instinto cazador, así que tenemos que ir con cuidado durante los paseos o al introducirle a miembros más pequeños de la familia.


Es un perro que goza de buena salud, pero puede ser propenso a entropión, así como puede tener problemas de piel, tiroides o displasia de cadera. Debido a su abundante manto de pelo, es más vulnerable a la insolación, por eso en verano debemos evitar largos paseos al sol.

 

Alimentación

Los Chow Chow tienen un sistema digestivo un tanto delicado, pero no presentan grandes problemas de alimentación. Es recomendable darle comidas más pequeñas de forma más frecuente para conseguir mantener su estómago bajo control. Siempre es preferible optar por alimentos frescos de alta digestibilidad antes de alimentos altamente procesados. Podéis consultar en nuestras tiendas de The Animal King para que nuestros expertos en alimentación natural os aconsejen con las mejores opciones para vuestro peludín!

Curiosidades

Una de las mayores curiosidades de la raza es su lengua, de color azul-morado, incluso tirando para negro. Cuenta la leyenda que el Chow Chow era un perro dragón que adoraba el día y detestaba la noche. Para conseguir que siempre fuese de día decidió empezar a lamer el cielo nocturno y así desgastarlo. Sus acciones desataron la furia de los Dioses y éstos le castigaron con la lengua azul para que cargara por siempre más con su vergüenza.