El Boyero de Berna, una mascota familiar

Con un aspecto impecable, un carácter tranquilo y amistoso,  y unos aires un poco patosos, el Boyero de Berna es una mascota familiar ideal para dueños con experiencia. No se recomienda a principiantes pues a pesar de ser un compañero encantador, tolerante y afable es una raza muy exigente. Es una raza grande, potente y testaruda, y necesita actividad para mantenerse ocupada.
Se desarrolló en las montañas suizas para ser un perro versátil, pensado para la granja. Sus principales funciones eran la de pastor, la de guarda y la de acompañante de carretas. Actualmente se emplea para tareas de rastreo, de pastoreo y en asistencia para discapacitados. 
Posee una única variació de color, el cuerpo negro azabache con fuego intenso en las patas, las mejillas, la barriga y sobre los ojos. Tiene una marca blanca en la cara y en el pecho, y algunos ejemplares tienen la punta del rabo y los pies también blancos.
Es un perro amigable, con buen carácter, seguro de sí mismo, muy protector, inteligente y versátil. No es para nada agresivo y es leal y afectuoso, le gusta ser el centro de atención, pasar muchas horas con sus dueños y participar en la actividad familiar. Quiere ser un miembro más de la familia. De pequeños pueden ser más movidos y revoltosos, pero al crecer se calman.
En relación a su tamaño, necesita ejercicio moderado. Es un perro de entre 45 y 50 kg que necesita desde una edad temprana un adiestramiento firme, paciente y consecuente. Le gusta complacer a su dueño, pero también tiene sus propias ideas. Supone un gran compromiso y dedicación, ya que no soporta el aburrimiento ni la soledad.

Principales Cuidados


Los Boyeros de Berna tiene un pelo largo y denso, que se debe cepillar y peinar unas dos veces por semana. Es un perro que muda en abundancia, y su cuidado debe ser constante. Cuando se le peina, se tiene que llegar hasta la piel, porque sino la capa de pelo exterior tendrá un buen aspecto pero por debajo habrá pelos muertos que pueden generar enredos y el apelmazamiento del manto.
Debido a su largo y espeso pelaje, no es apto para viviendas muy cálidas o patios sin sombra, ya que tiende a sobrecalentarse con facilidad.

Los ejemplares de Boyero de Berna no gozan de una larga longevidad, pero con una correcta alimentación natural y ejercicio diario, disfrutarás de la compañía de un amigo inseparable durante muchos años! Pueden sufrir de malformaciones de cadera y de codo, y tienen un gran índice de cáncer. La displasia de cadera es un problema bastante común en razas pesadas, como los Boyeros, los San Bernardos, o los Pastores Alemanes, por ejemplo. Una manera de reducir las probabilidades de este problema a la edad anciana, es estipularles una rutina de ejercicio para seguir toda la vida.

Alimentación


Se debe vigilar con la sobrealimentación, sobretodo durante su etapa de cachorros. Esto y un exceso de ejercicios pueden favorecer la displacia de cadera, por eso es importante una dieta equilibrada y rica en calcio. Puedes consultar con nuestros expertos en alimentación natural para buscar la mejor opción para tu perro!

Curiosidades

Antes de conseguir su nombre oficial, los Boyeros de Berna eran conocidos por las marcas específicas de su pelaje. A aquellos que tenían como collares blancos se les llamaba “Acollarados”, los que tenían como estrellas por la cara eran los “Estrellados”, y los que tenían pequeñas manchas de color blanco por la cara se conocían como “Bari”, que significa “Ositos". Los Boyeros con manchas de color fuego por encima de los ojos eran conocidos como “Vieraugli”, que significa “cuatro ojos”