¿Cuál es la mejor dieta para un gato esterilizado?

La esterilización quirúrgica es una intervención veterinaria muy común y sin complicaciones que conlleva numerosas ventajas a nuestros pequeños felinos. Sin embargo, también implica una serie de cambios metabólicos de los que se derivan dos factores de riesgo importantes para su salud: una predisposición a aumentar de peso y una mayor tendencia a formar cálculos urinarios. Ambos aspectos se pueden controlar a través de una dieta adecuada a sus nuevas necesidades.

Con independencia de la edad y de si son machos o hembras, la mayoría de gatos experimentan un incremento de peso tras una esterilización, como consecuencia de la reducción de las hormonas sexuales presentes en su organismo. Este cambio hormonal hace que su apetito aumente y modifica su comportamiento, haciéndolos menos activos y exponiéndolos al sobrepeso. Además, esta amenaza se va incrementando con los años y es más acentuada en los gatos domésticos, que suelen tener un estilo de vida más sedentario.

Mientras que las necesidades energéticas de los gatos esterilizados disminuyen, incluso hasta un 30%, su apetito aumenta, por lo que su dieta deberá ser menos calórica (con menos grasa) y contener más fibra, para aumentar la sensación de saciedad. Con ello frenaremos su tendencia a engordar. También será indispensable un mayor aporte proteico que contribuya a fortalecer sus músculos. En las fórmulas acecuadas para gatos esterilizados resulta especialmente indicada la incorporación de L-carnitina, un suplemento que estimula la utilización de la grasa como fuente de energía, en lugar de la masa muscular.

 

La salud del sistema urinario

Como los gatos esterilizados son más propensos a la formación de cálculos renales, pues tienden a beber y orinar con menos frecuencia debido al exceso de peso, la alimentación específica para ellos deberá controlar los niveles de algunos minerales. En concreto deberán disminuirse los niveles de fósforo, magnesio y amonio, con la finalidad de modificar el PH de la orina, reducir el riesgo de formación de piedras del riñón y favorecer la salud del sistema urinario en general. Para que el gato beba con más frecuencia deberá disponer siempre de un cuenco con agua limpia y fresca o una fuente de agua, que le resultará más estimulante.

Estos serían los pilares básicos de la alimentación para gatos esterilizados. El resto de ingredientes esenciales no difieren de las recetas para gatos sin esterilizar, como antioxidantes que refuercen las defensas del organismo y otros nutrientes esenciales, como aminoácidos, incluido la taurina.

 

Las opciones disponibles

En el mercado existen alimentos específicos para gatos esterilizados, que así lo indican en la etiqueta, y también alimentos denominados light, destinados a la prevención o al tratamiento del sobrepeso. Desde un punto de vista nutritivo son muy similares y ambos son muy adecuados para la alimentación del gato esterilizado. Si además elegimos una gama de comida natural, nos asegurarmos de que todas las necesidades nutricionales de nuestro gato quedarán cubiertas con ingredientes de la máxima calidad. The Animal King te recomienda especialmente dos: Leonardo Adult Light, un pienso seco super-premium pensado específicamente para gatos esterilizados y con problemas de sobrepeso, y Ontario Castrate Adult Cat, con un 33% de proteína y un 12% de grasa.