¿Cada cuándo podemos bañar a un perro?

¿Baño sí, baño no? ¿Cada cuándo y cómo? Sin lugar a dudas, uno de los temas que generan más disparidad de opiniones y controversias en relación a los cuidados del perro es el del baño, pues hay opiniones para todos los gustos. En este artículo, refrendado por los expertos en peluquería canina de The Animal King, intentaremos aportar un poco de luz.

 

Con el paso del tiempo, la relación entre el ser humano y su fiel amigo, el perro, se ha ido transformando de manera muy significativa y en numerosos aspectos. Uno de ellos es el de la convivencia. Hoy en día, el perro no solo es el guardián de nuestra morada o el compañero incansable de peregrinaje; es uno más de la manada, habita con nosotros, ocupa un lugar destacado en nuestras vidas y no en pocas ocasiones incluso duerme en nuestras camas. Si bien este cambio trae consigo muchos aspectos positivos, también implica una serie de cuidados a nivel higiénico, como las vacunaciones, la desparasitación regular y, también… el baño.

De la misma manera que la higiene humana ha contribuido a reducir drásticamente las infecciones y a incrementar nuestra calidad y esperanza de vida, la domesticación del perro y la humanización de sus costumbres han sido muy beneficiosas también para nuestros amigos peludos. Así, mientras que un perro que no esté en buenas condiciones de salud e higiene representa una amenaza de infección y transmisión de enfermedades para los humanos, una mascota vacunada, desparasitada y limpia muy difícilmente lo será.

 

Los beneficios del baño

No existe ninguna prueba científica que demuestre que bañar a los perros sea perjudicial para su salud. Siempre que se haga bien, se utilicen productos especiales para perros y se respecte el PH de su piel, distinto al nuestro, un baño regular solo les aportará beneficios, pues tanto el PH como las grasas naturales se normalizan al cabo de poco de haberse bañado.

La cosmética para mascotas ha evolucionado mucho en las últimas décadas y cuenta con productos de excelente calidad que contribuirán a nutrir e hidratar y a mejorar el estado de la piel y el pelo.

Pero el baño no es solo una cuestión de higiene: no son pocos los perros que se sienten eufóricos cuando salen de la peluquería, sobre todo si han ido desde cachorros y están acostumbrados. Una sensación de bienestar que se traduce en beneficios a nivel psicológico. Además, no hay que olvidar que un perro limpio y que huela bien es un motivo de satisfacción para su perrifamilia, que podrá disfrutar de su compañía y contacto físico sin preocupaciones.

 

Manos expertas

Aunque muchos perros pueden bañarse en casa, una visita regular a la peluquería canina nos ahorrará la incomodidad que conlleva y evitaremos la posible formación de hongos y malos olores provocados por la humedad acumulada cuando se secan a temperatura ambiente. Asimismo, dentro de una sesión de baño se incluye habitualmente el corte de uñas y la limpieza de plantares, oídos y glándulas anales, que forman parte de los cuidados higiénicos básicos de todos los perros.

Los estilistas y peluqueros caninos de las tiendas de The Animal King, sabrán dispensarle el mejor trato a tu perro, destinarle los productos más adecuados y asesorarte a la hora de encontrar el corte que más le favorezca. También te asesorarán para determinar la frecuencia de baño más adecuada para tu perro, en función de la raza y su estilo de vida.  

 

Destacados

El baño del perro es una cuestión de higiene que ayuda a prevenir infecciones, enfermedades y a controlar mejor los parásitos externos.

 

El secado del perro es uno de los aspectos más importantes y delicados del baño, por lo que conviene dejarlo en manos expertas.

 

Contrariamente a lo que podría parecer, los perros que viven en ciudades necesitan bañarse más a menudo que los que viven en el campo, pues los primeros, más expuestos a la contaminación y al contacto con gérmenes, se ensucian más.